16 de octubre – Día Mundial de la Alimentación

El día mundial de la alimentación se conmemora desde 1979 cada 16 de octubre. En dicho día de 1945 se creaba en el marco de la ONU, la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). La finalidad de esta conmemoración es concientizar a la población del mundo sobre la situación alimentaria mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

Aquella famosa expresión que nos caracterizara hace unas décadas como el “granero del mundo”, se fue constituyendo lentamente en una más evolucionada y rica en todo sentido de la palabra, la de pasar a ser la  “cocina del mundo”.

Las exportaciones de alimentos primarios ya no constituyen el mayor porcentaje de las exportaciones argentinas. Ese lugar viene siendo ocupado por las manufacturas de origen agropecuaria(MOA), representando una evolución positiva del modelo de producción, lo que implica agregar a las típicas y siempre vitales labores agroganaderas, la mano de obra industrial y la inversión en tecnologías de producción.

Por ello, nada más apropiado para Chacabuco y su amplia región de influencia, que la formación de jóvenes en la disciplina técnica industrial que gira alrededor de los alimentos, de su fabricación, de su calidad, de sus cuidados bromatológicos y medioambientales.

Nada más acertado que lo pergeñado y concretado hace un par de décadas por aquellos actores sociales y políticos de Chacabuco combinados con otros de San Nicolás: Julián Domínguez, Hugo Gorgone, Juan Reigosa, Neorén Franco entre otros. Visionarios y proactivos, aún en la heterogeneidad de pensamiento y acción, son a mi entender,  largamente extrañados en el funcionamiento conjunto y sinérgico. Los extraña el Aula Chacabuco de la UTN y también la Facultad Regional San Nicolás.

Esa usina de pensamiento lanzado al futuro, instala en la embrionaria extensión áulica de la UTN en Chacabuco, la 1º carrera a dictarse allí: la Tecnicatura Superior en Industrias Alimentarias (TSIA) en 1996. Estaba allí presente claramente el concepto de una “mini” Facultad Universitaria y no una mera sucursal de carreras universitarias que solo otorgan títulos profesionales individuales pero que no generan desarrollo ni crecimiento regional.

Para lo que fuera nuestra gestión 2009 – 2011, ese era el sentido del Aula, para eso queríamos una Casa propia, dar clases realmente podíamos darlas en un aula cualquiera.

Desde 1996, se abrieron repetidamente casi 10  ingresos a dicha carrera, se logró un estable plantel docente de adecuado nivel académico-profesional  y se consolidó una Dirección de carrera en la figura tan silenciosa como efectiva del Lic Daniel Rosato (al menos hasta su renuncia al cargo en septiembre de 2011 luego de la destitución de la gestión que integrara).

Todo ello constituyó el escenario propicio para formar a más de medio centenar de graduados de comprobada capacidad técnica y buena inserción en el medio industrial regional.

Al asumir la corta gestión del Aula, el proyecto agroalimentario constituyó el eje estratégico, no solo fortaleciendo a la Tecnicatura, sino insertando en Chacabuco por primera vez la Licenciatura en Administración Rural.

El crecimiento cualitativo de la Tecnicatura de la mano del Lic Rosato fue notable, certificado externamente a solo meses de asumir la conducción del Aula con una auditoría de seguimiento de carreras cortas por parte del Rectorado de la UTN, que no solo culminó con un informe muy positivo emitido por importantes  autoridades de Bs As, sino que a partir de la posición asumida por los entrevistados egresados de la TSIA, surge la idea de desarrollar un ciclo de Licenciatura en Alimentos que permitiría a todos los graduados de la Tecnicatura alcanzar dicha titulación de grado.

Ante el impensado empuje a la idea desde esa auditoría, se comienza a diseñar inmediatamente un plan de estudio  a través del efectivo accionar del Lic Rosato, con la colaboración de algunos docentes de la carrera.

Junto al Coordinador de Extensión José L. Tedesco, viajan a San Nicolás en algunas ocasiones y trabajan arduamente en varias correcciones, interactuando durante meses con las autoridades del área de San Nicolás, como la ing Quarti , siempre de comportamiento correcto y colaborativo con el Aula en nuestra gestión.

Así se deja en menos de 1 año un diseño curricular completo en San Nicolás, que aun con imperfecciones y limitaciones, estaba en condiciones de continuarse con más recursos materiales y humanos en aquella Facultad y luego en el Rectorado de la UTN.

Han pasado 3 años de ello. Desconozco hoy el estado de situación de dicho plan y mucho menos la indispensable voluntad política para sacarlo adelante del decano de San Nicolás, el Coordinador Regional Buttigliero o la Coordinadora del Aula Tabella.

Chacabuco lo espera desde entonces, especialmente los graduados de la TSIA.

Una vez más, como el caso demostrado de la terminación de la Casa (10 meses para efectivizar el 80% de la obra contra 2 años para el 20% remanente), aparecen claramente las diferencias de tiempos insumidos y de acciones concretas entre la gestión saliente del Aula en agosto de 2011 y la que asumiera a partir de entonces por disposición del decano Avetta.

Simultáneamente en dicho lapso, la Tecnicatura venía perdiendo peligrosamente la cantidad y calidad de prácticas debido al deterioro extremo del laboratorio usado en común con el Colegio “nacional”. Escaseaban los reactivos, se reducía el equipamiento por roturas y las relaciones entre las instituciones ya no tenían la fluidez ni la confianza de otrora.

Ante mi comunicación formal de dicha situación, el decano de San Nicolás, emulando al personaje de Vicente Larrusa con Olmedo, esbozó su conocido lema para con el Aula por entonces: “plata no hay”. Los laboratorios de la TSIA en San Nicolás estaban sin uso por falta de alumnos, a mi sugerencia de que nos manden elementos de allí, solo recibí reiterados pedidos de listados de necesidades pero jamás un envío.

Surge así la necesidad imperiosa de una alternativa. Se decide en nuestro equipo de Gestión generar un laboratorio nuevo, tratando de definir como, donde y con que, ante absolutas limitaciones presupuestarias (dado el congelamiento del presupuesto municipal desde 2008,  gestión de Buttigliero como Director del Aula, función administrativa – financiera a cargo de la actual Coordinadora Edith Tabella)

Merced a la creciente confianza y colaboración hacia el Aula por parte de la gestión de la intendencia Golía (y colaboradores como Ayala, Olmos, Carnaghi), con la importante intervención de la entonces funcionaria municipal y a su vez docente en la TSIA  Grisela Bissio, la Municipalidad cede instalaciones sin uso para montar un laboratorio destinado a la TSIA.

Una vez más, al igual que lo realizado en la Casa meses antes,  la movilización estudiantil lidera la acción con mano de obra voluntariosa y ad-honorem, limpiando, pintando, colaborando con las instalaciones de agua, electricidad y gas, trasladando materiales y equipos.

Una vez más la Asociación Civil con la conducción inagotable de Tedesco, colaborando con la compra de equipamiento, reactivos y contratando diferentes obras civiles.

Ya en el 1º cuatrimestre de 2011, la actividad académica de la TSIA volvía a contar con prácticas de laboratorio que aseguren un nivel académico adecuado para sus alumnos.

Al dejar intempestivamente la función, ello quedó en manos de la nueva gestión para su continuidad y por supuesto, la mejora, profundización e innovación de lo hecho. Es su obligación, porque si nosotros lo pudimos hacer, ¿Cuál es la imposibilidad de los que nos sucedieron para  generar nuevas y mejores  ideas y acciones, no solo seguir en piloto automático con lo que se generó antes?

Chacabuco lo espera, para eso asigna fondos al Aula que recauda de su sociedad.

Deseo de corazón que este eje estratégico agroalimentario desde lo educativo no se detenga ni se altere en beneficio de una región que se lo merece y lo necesita.

Por un día mundial de la alimentación con menos pobres y menos hambre, en Chacabuco y en toda la Argentina. Un fraternal abrazo a productores y trabajadores del rubro, especialmente a estudiantes y egresados de la TSIA del Aula Chacabuco.

 

Ing Pablo Pila

Ex – Docente  (período 2001 – 2011)  Aula Chacabuco – UTN

16/10/13

 

 “…La Universidad representaba

El embrutecimiento metódico

La corrección de todo entusiasmo,

El ajusticiamiento de toda renovación….”

Deodoro Roca – estudiante reformista – 1918

 

 

 


There is no ads to display, Please add some
  • ULTIMOS VIDEOS

  • RESULTADOS DE LA QUINIELA

    Dejanos tu opinión!