Errasti: ¨Devolvieron el sifón de buena fe, aunque de manera incorrecta¨

RubinoTras la denuncia formulada por Raque Rubino (foto), el Secretario de la Producción, Juan Pablo Errasti, fue el encargado de explicar en la mañana de hoy lo ocurrido con el caso del vecino Edgardo Rubino, quien tomó soda que estaría contaminada y terminó internado en Junín. El funcionario dijo que desde Bromatología ¨devolvieron el sifón de buena fe, aunque de manera incorrecta¨, ante esto Marité Fernández presentó la renuncia. ¨Lo que queremos es no generar de esto una situación de caos ni que la gente se preocupe antes de consumir la soda, las aguas están controladas, son consumibles, y esto fue un hecho absolutamente desafortunado, aislados¨.

 

Errasti habló de un ¨supuesto caso de intoxicación por ingesta de soda¨ y al realizar la cronología expresó ¨el martes 3 de septiembre, Marta López esposa de Rubino fue a Bromatología y manifestó que el sábado su esposo tomó soda de la marca Ferlam la cual consume desde hace 20 años, dice que es cliente y que su esposo tomó con un vaso de vino y que desde allí tuvo un cuadro de desmejoramiento y aclara que es delicado ya que se le suma un EPOC¨.

¨Marta constata que del sifón emanaba un olor que podía ser la causa del desmejoramiento. La directora de bromatología le plantea que debía hacer la denuncia y recepcionarle el envase. López dijo que entregaba el envase para ver si esto podía ser generalizado. La idea era que constate en la empresa y le pidió que no quería hacer la denuncia y que mantuviese su nombre en reserva por ser cliente desde hace 20 años¨.

El funcionario explicó que ante esto Marité Fernández, directora de Bromatologia, ¨se dirige a la empresa, la recibe el propietario Fernando Molina, se inspecciona el mecanismo de envasado y condiciones de seguridad de higiene para el expendio. Hay que decir también que tiene inspecciones periódicas que dan parámetros correctos. Se hace la apertura de varios envases de forma aleatoria, para ver si había olor similar, no se constata y se realiza un acta. Por no evidenciarse ningún acontecimiento que pudiera justificar una clausura, no se hace¨.

Errasti dijo que lo que se había solicitado López era no alarmar a la gente, sino constatar si había más envases con inconvenientes, entonces se le devuelve el envase a la empresa. ¨La directora de bromatología actúa de buena fe aunque erróneamente, porque esto lo hace constar en un acta, acá no hay ninguna intencionalidad de desbaratar una prueba¨ dijo el funcionario.

Al continuar con la sucesión de hechos Errasti expresó ¨A los pocos días va Raquel Rubino a Bromatología solicitándole la restitución del envase ya que la salud estaba más delicada y manifestando que la sustancia podría haber perjudicado la salud. Al manifestarle como se había procedido, que no tenían el sifón, que se había destruido, se le entrega una copia del acta realizada, donde consta la entrega del sifón a la empresa¨.

¨Luego Raquel Rubino fue recibida por el intendente donde le manifiesta que estaba preocupada por la cuestión que podía atener a la salud de la población y el intendente le explica el procedimiento realizado y que no había peligro para la comunidad ya que la empresa reunía todas las condiciones de seguridad para seguir expendiendo soda. Y se puso a disposición de su padre¨.

Errasti agregó que ¨Marité Fernández ante la circunstancia vivida y conociendo que su accionar no había sido el correcto, pero sí de absoluta buena fe, pone a disposición del intendente su renuncia, lo cual está siendo analizada¨. ¨Acá lo que no se quiere hacer es eludir las responsabilidades que le puede competer al funcionario por un incorrecto desarrollo del procedimiento, pero no que se haya actuado para desbaratar ninguna prueba, ni que exista un peligro para la población, ya que las inspecciones se hacen periódicamente¨.

Al referirse al estado de Rubino, Errasti comentó, ¨Los médicos que lo atienden  elaboraran un parte médico en días sucesivos, pero por los dichos de la misma familia no está determinada una conexión entre la ingesta de la soda y el desenlace actual de la enfermedad, no quiero ahondar más en esta cuestión porque es algo que no me compete y me remito a los dichos de la familia¨.

¨No se hizo en ningún momento el análisis de lo contenido en el sifón y la razón que da la directora es que no se podía hacer una trazabilidad ya que el sifón no tenía número de lote, ni fecha de envasado. Además remarco que el arribo del sifón no fue por una denuncia, López no manifestó que quería hacer una denuncia formal, ni que se analizara el contenido, solo planteaba que era clienta y que no quería que esto fuera generalizado¨.

Al hablar de los errores cometidos Errasti explicó ¨Devolvieron el sifón de buena fe, aunque de manera incorrecta¨, ya que tal vez el procedimiento correcto habría sido la retención del sifón y ponerlo a disposición para su posterior análisis. ¨Quizás el error, que reconoce la directora, fue respetar la voluntad de la señora López de no realizar ningún tipo de denuncia, ni de hacer un análisis del contenido, simplemente de corroborar que se estuviera envasando como corresponde en la empresa de referencia¨.

Al ser consultado sobre si el análisis podría haberse realizado en Chacabuco dijo Errasti, ¨Si hay presencia de bacterias se puede analizar acá, si es un metal pesado no, y lo mismo si hay un solvente con características hidrocarburíferas tampoco¨.

¨El código alimentario no exige una inviolabilidad del sifón, lo cual hace que sea rellenable, si exige capuchón plástico para preservar el pico, no se hace la trazabilidad por lote¨. ¨Igualmente es muy difícil corroborar que el envase salió de esa manera de la sodería y de esa manera fue consumido y no hubo una alteración en el medio, porque incluso puede ocurrir en cualquier producto si esto lo quiere transformar en una hipótesis, porque un producto en la cadena de expendio puede sufrir alguna alteración intencional, lo normal es que no ocurre. Esto ha sido un accidente que no podemos corroborar pero no es generalizado¨.

En el final el funcionario reiteró ¨Quiero garantizarle a la población es que el contenido de lo que va al sifón está siendo habitualmente constatado y no perjudica la salud. Lo que queremos es no generar de esto una situación de caos ni que la gente se preocupe antes de consumir la soda, las aguas están controladas, son consumibles, y esto fue un hecho absolutamente desafortunado, aislados, y nos cuesta bastante relacionar el desenlace que ha tenido esta situación con el contenido del envase, lamentable no lo podemos corroborar y es allí donde estuvo el error¨.

 

 

  • ULTIMOS VIDEOS

  • RESULTADOS DE LA QUINIELA

    Dejanos tu opinión!