Evitemos las estigmatizaciones de los pacientes confirmados de Covid-19

El secretario de Evaluación del Gestión del Municipio fue el único dirigente político que hasta el momento trató de ponerle un paño de racionalidad a los virulentos ataques que se producen en las redes sociales. Lo hizo mediante la siguiente nota:

 

A partir de la irrupción del Coronavirus las redes sociales se han convertido en caja de resonancia de un clamor popular que exige conocer el nombre de cada nuevo infectado. Con el argumento de que saber quiénes son ayudaría a prevenir la propagación de la pandemia, gritan su derecho y acusan de cómplices a quienes, en honor de la prudencia, prefieren no exponerlos. Incluso se ha llegado al límite de exigir el nombre de los que están en cuarentena, aun cuando son apenas casos “sospechosos” por un lazo estrecho.

 

¿Cuánto hay de auténtica preocupación cívica en esta caza de nombres? ¿Cuánto de chusmerío de barrio o afán de escrache al enfermo, como si se tratara del portador del apocalipsis?

 

Los equipos de salud no pueden revelar los nombres de los que son positivos, no solamente por el secreto médico sino también por la intimidad de las personas y las leyes que también lo amparan esto, a menos que el paciente voluntariamente decida exponerse. Sí hay que informar claramente cómo ha sido la fuente de contagio si se supiera, se puede informar la edad, sexo y profesión del paciente pero jamás se puede dar el nombre y apellido.

 

Tampoco es válido cuando la gente dice “saber quién es el enfermo nos ayudaría a evitar contagios porque si tuvimos contactos nos vamos a cuidar más, etc…”. Estamos en el contexto de una pandemia, en consecuencia todos tenemos que cuidarnos como si la persona que tenemos enfrente fuera positivo. Ese debería ser el concepto. Por eso debemos cumplir al máximo posible el aislamiento o distanciamiento, usar tapabocas y lavarnos las manos con frecuencia. Saber públicamente el nombre del infectado también entorpecería el trabajo de los epidemiólogos, quienes se ocupan de entrevistar al paciente y rastrear sus contactos estrechos. Si aparece un montón de gente suponiendo que tuvo contacto con el infectado y pidiendo testeos, eso iría en contra de los protocolos establecidos. Los testeos no son a demanda.

 

He leído estos días calumnias surgidas de la opinión liviana y descomprometida, en la irresponsabilidad de decir lo que sea, porque el derecho está en poder “decir lo que pienso”, por más ruin que sea. Creo sinceramente es necesario que apelemos a la responsabilidad y a la solidaridad de la comunidad TODA, evitando la estigmatización de los pacientes confirmados de Covid-19; informarse por fuentes oficiales y los medios de comunicación de nuestra ciudad y extremar las medidas de prevención necesarias.

 

Por mi parte quédense tranquilos que si me toca contagiarme por algún descuido o por la exposición diaria que tengo debido a mi función, lo daré a conocer públicamente y le contaré a las autoridades sanitarias todos mis últimos contactos estrechos. Mientras tanto sigamos cuidandonos entre todos y de esa manera, ayudamos a que el virus no se propague y a ser respetuosos de otro. Y de paso así también evitamos que se propague la otra pandemia, la del chusmerio estéril.

 

Espero no ofender a nadie, ni voy a abrir un debate respecto a lo escrito, es lo que opino y quería decirlo así, sin nombres propios.

 

Gracias – Maximiliano Felice

  • ULTIMOS VIDEOS

  • RESULTADOS DE LA QUINIELA

    Dejanos tu opinión!