Ing Pablo Pila: Día del Estudiante

El día del estudiante es una fecha que se conmemora anualmente en muchos países, aunque la efeméride es en función de diferentes hechos conmemorativos en cada uno de ellos. En Argentina, el 21 de septiembre, está relacionado con la juventud y la primavera, aunque la  razón, es que en ese día de 1888 llegaron a Buenos Aires los restos de Domingo F.  Sarmiento.

En algunos lugares es muy simpática la recordación. En Panamá, se celebra el 27 de octubre. Los estudiantes de los grados superiores reemplazan ese día a los profesores y cada profesor elige entre sus mejores alumnos un reemplazo para él. Además, el estudiante de mayor índice académico, ocupa en dicho día el lugar del director (festejo que causaría pánico en algunos profesores y directivos, incluso por la posibilidad de que dicho alumno genere en un día lo que no ha generado el funcionario en años).

Sin embargo, en otros países, tiene un sentido un tanto más trascendente, más cercano al sentido propio del rol juvenil en sociedad, contestatario y revulsivo, el realmente determinante históricamente y el que más me gusta a mí al menos.

En Colombia, los días 8 y 9 de junio se conmemora el Día del estudiante caído, por el asesinato del alumno  Gonzalo Bravo Pérez el 8 de junio de 1929 y el asesinato del alumno Uriel Gutiérrez el 9 de junio de 1954 (justamente en los 25 años de la muerte del anterior).

En Cuba se celebra el día 17 de noviembre en conmemoración a la resistencia de los estudiantes praguenses (Checoslovaquia) contra la invasión nazi en igual fecha del año 1939. En Méjico es el 23 de mayo, porque los estudiantes de la ahora Universidad Nacional Autónoma de México, generan una huelga en 1929 en favor de la Autonomía Universitaria y fueron reprimidos. Un mes después se consigue la autonomía de esta casa de estudios.

En Venezuela, el Día del estudiante se celebra el 21 de noviembre, conmemorando la represión del dictador Marcos Pérez Giménez a una huelga estudiantil de la Universidad Central, que primero determina el cierre de los centros de educación superior pero inmediatamente la caída del gobierno del gobierno anticonstitucional.

No voy a pretender desde mi diminuto lugar proponer un cambio en el día de conmemoración del estudiante en Argentina, pero si me puedo permitir asociarlo a hechos del tenor de los relatados en los países hermanos latinoamericanos en algún septiembre en nuestro país.

Por ejemplo, el 19 de septiembre de 1958 se realiza una multitudinaria manifestación estudiantil con la adhesión de 250.000 personas, resistiendo en las calles la reglamentación por parte del presidente Frondizi del decreto 6403 de la Revolución Libertadora que permitiría luego a las universidades privadas expedir diplomas y títulos habilitantes.

El 7 septiembre de 1966, la policía hiere de muerte al estudiante católico de ingeniería aeronáutica y obrero de la IKA Renault Santiago Pampillón en una movilización de resistencia a la dictadura de Onganía. En aquellos días, esa resistencia era solo ejercida por los estudiantes.

Podría seguir detallando hitos históricos basados en la resistencia, movilización o propuestas de estudiantes universitarios argentinos desde la Reforma del 18, en septiembre o en cualquier mes, en hechos muy representativos, como el que originara la Reforma Universitaria misma el 15 de junio de 1918, la noche  de los bastones largos del  29 de julio de 1966 o el Cordobazo del 29 de mayo de 1969.

Sin embargo, la movilización estudiantil universitaria también tuvo su presencia y su impacto útil y trascendente en Chacabuco.

Finalizaba el año 2001 cuando la inundación en toda la región impactaba sobre el dictado de la 1º carrera de grado que se iniciaba en el Aula (LOI). La Municipalidad local flaqueaba en sus ingresos ante la crisis económica y los sueldos del Aula a su cargo comenzaron a interrumpirse.  Los docentes en aquella época cobrábamos 1 mes de cada 4 trabajados. Ya a mediados de 2002 la deuda orillaba los 10 a 12 meses de sueldos atrasados y la mayoría decide la no continuidad de clases. Decididamente los estudiantes de entonces, inician una intensa movilización y acción sobre el propio Municipio, la prensa, las organizaciones empresarias y sociales y la comunidad en general.

Recuerdo esa activa participación, de muchos alumnos, algunos hoy ya graduados. Entre ellos, encuentro representativo el accionar de una joven estudiante de LOI y  graduada de TSIA,  de gran temperamento y valores, hoy por cosas del destino, Coordinadora de la Tecnicatura en Alimentos, la Lic Natalia Salomón. Sería reconfortante saber que nada de ella cambió hoy, cuando tiene responsabilidades institucionales y conduciendo alumnos.

Ese protagonismo estudiantil fue determinante para que los principales actores políticos de Chacabuco, como Domínguez y Golía, intercedieran para que  no solo se abone toda la deuda, sino que en compensación por ello, se cediera en 2005 desde la Municipalidad la actual Casa del Aula Chacabuco de calle Remedios de Escalada.

Recordarán el estado de deterioro general en que estaba la Casa por esos años.

Como definición de lo que no quisieron, no pudieron o no supieron hacer, tanto el decano de la FR San Nicolás Haroldo Avetta como el Director del Aula Chacabuco Hugo Buttigliero (y su equipo de entonces que no difiere mucho de los actores directos o indirectos del actual que asumiera hace ya más de 2 años), solo atinaron a colocarle una cadena con candado a la puerta principal como toda gestión concreta y visible.

Pero el 5 de diciembre de 2008, a las 14 hs, un grupo de estudiantes del Aula, principalmente de la Tecnicatura, con el joven docente José Luis Tedesco, hacía saltar el candado “de la incapacidad” y ponía manos a la obra en pos de un sueño que parecía imposible. Vinieron largas, románticas y conmovedoras horas y días de trabajo juvenil, limpiando, desmalezando, ordenando y hasta realizando tendido eléctrico para traer la luz donde solo había oscuridad. .

Todo esto ante la impávida y desconcertada mirada del Director Buttigliero y equipo (conformado entre otros por la hoy Coordinadora del Aula Edith Tabella).

En el acto oficial (ya en nuestra gestión) de oficialización de la Comisión Pro-Casa, Buttigliero dio su mirada sobre lo ocurrido, con una metáfora infeliz, al reconocer a los estudiantes movilizados como un “grupúsculo”, en un fallido intelectual pero sincero a la luz de los acontecimientos posteriores.

Todo lo que vino luego es más reciente y conocido. Los ecos de la prensa que dieron gran marco a esa efervescencia estudiantil,  fueron fundamentales para que la comunidad se enterara, conmoviera y apoyara la movida, ahora ya contenida en el marco institucional.

La quimera y esperanza estudiantil, conmovió al Gerente de Cargill Chacabuco quien consigue que su Fundación done una partida de dinero a fines de 2009 con la que se realizan las primeras obras menores pero muy importantes para seguir concretando el sueño.

Esta movilización estudiantil obtiene el reconocimiento y apoyo del entonces Ministro de Agricultura Domínguez quien determina una importante suma de dinero. Recibida por la flamante Asociación Civil creada durante esta nueva gestión, conducida también por José Tedesco, concreta en solo 10 meses el 80% de la obra de la Casa.

Esto cesa, así como la gestión del Aula, por intempestiva decisión del decano Avetta de San Nicolás, el 29 de agosto de 2011, que incluye el inmediato despido de Tedesco de sus funciones de Coordinador de Extensión del Aula por parte de la nueva Coordinadora del Aula Tabella, el auto alejamiento del mismo de las obras de la Casa en octubre y como docente a fin de ese año.

La nueva gestión, que en realidad es la de siempre pero remozada, impone el modelo ya conocido antes del 5/12/08: la casa vuelve al ostracismo y la inacción que ya tuvo.

Solo la presión Municipal y social provoca que de una manera u otra se movilicen recursos para culminar el 20% que restaba para finalizar la obra. Eso les lleva 24 meses de gestión.

Los que trabajaron arduamente por aquellos meses de cooperación desinteresada, conocen claramente las caras y manos de los que estuvieron en cada jornada. Los que apoyaron y elogiaron.

Y también de los que nunca estuvieron,  los que los ignoraron y hasta criticaron.

Seguramente asistirán a la inminente inauguración y verán quienes hablan, cortan cintas, presentan instalaciones, salen en los diarios locales, ocupan oficinas y dependencias. Y sacarán sus propias conclusiones en silencio y sin ayuda.

Por eso, para mí, al mejor estilo que como se toma en Colombia, Méjico o Venezuela, el día del estudiante en Chacabuco es el 5 de diciembre.

Ing Pablo Pila

Ex – Docente  (período 2001 – 2011)  Aula Chacabuco – UTN

18/9/13

 “…La Universidad representaba

El embrutecimiento metódico

La corrección de todo entusiasmo,

El ajusticiamiento de toda renovación….”

Deodoro Roca – estudiante reformista – 1918

  • ULTIMOS VIDEOS

  • RESULTADOS DE LA QUINIELA

    Dejanos tu opinión!