La política no es juego de niños

Felice-LimiaEl domingo 25 de agosto sectores del partido justicialista que responden a la conducción de Julián Domínguez, Mauricio Barrientos, Darío Golia y Claudio Geloso realizaron en el Barrio Parque Chacabuco una jornada de recreación celebrando el Día del Niño bajo el lema ” LOS ÚNICOS PRIVILEGIADOS SON LOS NIÑOS” poniendo afiches de la señora presidenta y del candidato a diputado nacional por el Frente para la Victoria en el inflable donde jugaban los niños, casi en un acto de desesperación de recuperar los votos perdidos por el oficialismo.

A simple vista podría parecer que el proselitismo con niños no tiene nada de malo, pero desgraciadamente se convierte en el principio de una espiral ascendente que tiene al niño como objeto y no como sujeto de derechos.


Es necesario tener en cuenta que, en muchos de estos eventos, son palpables las relaciones entre punteros políticos y personas de clases sociales vulnerables. Con respecto al derecho a la libertad personal, dignidad, reputación, honor e imagen, los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a que se respete su dignidad, autoestima, honra, reputación e imagen propia, esto en base a relaciones de calidez y buen trato y respetando sus diferencias; y su libertad de ser y pensar, en un ambiente favorable para su desarrollo.

Por lo tanto, no es correcta la utilización de niños y/o adolescentes en programas de espectáculos de proselitismo como una forma de propaganda, uso político o mano de obra electoral.

Sumado a esto, es curioso y hasta triste que los jóvenes se adhieran a partidos políticos que realizan estas prácticas, convirtiéndose así en cómplices de las mismas. Y lo que es peor, que garanticen su continuidad mediante la colaboración directa. Es curioso porque la política suele poner al joven en el lugar de contestatario, de fiscal de un proceso político y hoy somos muy pocos los que nos atrevemos a serlo. Es triste porque sabemos que el político que se beneficia de la pobreza no quiere acabar con ella y porque los jóvenes militantes de estos candidatos están dispuestos a militar la extorsión y la prebenda como forma de cambiar nuestra realidad.

No vamos a tomarnos con liviandad esta situación como si quisiéramos gozar algún día del capital político que muchos llaman con cinismo “el apoyo popular”. No vamos a seguir firmando cheques en blanco a los representantes de la Nación que creen que pueden seguir abusando de los derechos de los niños con estas prácticas y discursos extorsivos. Por esto decimos: En cuestiones políticas, CON LOS CHICOS NO.

Maximiliano Felice

Candidato a Concejal

Frente Progresista Cívico y Social

  • ULTIMOS VIDEOS

  • RESULTADOS DE LA QUINIELA

    Dejanos tu opinión!