Soja: Chacabuco tuvo rindes de 6000 kilos

sojaJosé Luis Aprile, productor bonaerense, logró en “La Libertad”, su campo de 260 hectáreas ubicado en el partido de Chacabuco, un rendimiento óptimo en soja, hasta transformar el predio en una fábrica de semillas.

Allí, José Luis Aprile -junto con su hermano- multiplica semillas de maíz y sorgo para Monsanto y de soja para DonMario. A su vez, siembra más superficie en la zona, con un socio.

En esta campaña, los Aprile se llevaron una grata sorpresa cuando cosecharon la superficie de soja: lograron un rendimiento promedio de 60 qq/ha, en 65 hectáreas. En ese sentido, los Aprile explicaron que tienen en el campo dos pivots de riego que usan para el maíz. La superficie regada suma, justamente, unas 65 hectáreas, que luego del cereal pasan a sembrarse con soja de primera, aunque ésta no recibe aporte extra del agua de aquellos equipos.

El productor, en una nota que concedió a un matutino porteño, admitió que la soja sobre maíz gana un gran potencial. En ese sentido, detalló, además, que la oleaginosa se siembra estratégicamente en el “corazón” del lote del cereal; es decir, en la superficie por la que pasó el pivot para regar el maíz, mientras que en las esquinas no alcanzadas por el agua se completa con sorgo.

“El éxito de una buena soja es un buen arranque”, consideró. Y añadió que, teniendo en cuenta que el maíz para semilla es un cultivo de bajo porte, que termina su ciclo antes que uno convencional, permite que en esos lotes haya alta presión de malezas.

Explicó que la alta infestación se debe a la mayor disponibilidad de luz y agua, con lo cual, para el manejo de las malezas, hace una pasada de disco a mediados de año, ya que con altas dosis de herbicidas no se logra un control eficiente. Luego de la labranza, y hasta la siembra del cultivo, mantiene limpio el lote con agroquímicos.

Con la premisa de lograr un buen stand de plantas, Aprile, que se define como un productor muy interesado por las nuevas tecnologías, eligió hacer un tratamiento profesional de semillas para la soja.

Detalló que, así, puede tener una menor densidad de siembra: pasó de 15/16 por metro lineal a 11/12 semillas, distanciadas a 35 centímetros entre líneas.

De esta forma, y apuntalándose en estas estrategias iniciales, el productor sembró una variedad de ciclo 3.8 hacia finales de octubre, en fecha óptima y con un lote limpio de malezas. Hasta fin de año “las lluvias de primavera acompañaron y, a partir de ahí, no llovió por un mes, pero el cultivo ya se había hecho”, recordó. Luego llegó la trilla, a finales de marzo, y la confirmación de la alta producción.

Otro punto clave de este rendimiento promedio está en la fertilización de punta que recibe el maíz y que en parte queda disponible para la soja. El maíz para semilla se fertiliza con 120 kilos de fosfato diamónico en la implantación, más dos aplicaciones de Solmix de 200 litros por hectárea totales, una entre la cuarta y sexta hoja expandida y, la otra, en la octava.

La experiencia de Aprile demuestra que hay potencial para seguir creciendo en el rendimiento de la soja.

Fuente: Diario Democracia

  • ULTIMOS VIDEOS

  • RESULTADOS DE LA QUINIELA

    Dejanos tu opinión!